Con la reapertura de tiendas físicas en México, surge la duda de si un e-commerce sigue siendo necesario. Desde años anteriores, el comercio electrónico en México iba en crecimiento, pero según la AMVO, en el 2020 tuvo un crecimiento del 81% comparado con el 2019, basándose en cifras totales de 316 millones de pesos.

Cómo es el comercio electrónico en México con la reapertura de tiendas.

Con la aceleración digital del 2020, creció la cantidad de usuarios que compraron por internet con al menos 23.3 millones lo que equivale al la cuarta parte de los internautas en México, según el INEGI en la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnología de la Información en los Hogares. En ésta también destaca que aumentó la frecuencia de compra donde antes el 0.3% hacía una compra a la semana y ahora es un 8%.

Todo lo anterior deja ver que el e-commerce en México creció en todos sentidos, desde ventas hasta usuarios. Según Nielsen el 97% de los consumidores seguirá comprando en físico y el 96% en digital, lo que significa que no existe casi diferencia entre un canal y otro.

Tanto es el crecimiento del comercio electrónico en México, que Louis Vuitton lanzó su e-commerce en el país. La marca cuenta con esta plataforma en 30 países desde hace 16 años por lo que es una gran noticia que volteé hacia el mercado mexicano.

¿Por qué es un canal exitoso más allá de la pandemia?

El e-commerce permitió a empresas pequeñas y medianas tener mayor alcance y sobre todo, sobrevivir a la crisis económica. Las ventas en tienda física están delimitadas por zona geográfica y representa una gran inversión poder expandirse. El comercio electrónico permite tener tanto alcance como sea posible, siempre tomando en cuenta la logística necesaria para cumplir con la demanda de pedidos.

Por otro lado, estas plataformas permiten tener una comunicación directa con el consumidor lo que ayuda a generar una fidelización, ya que se resuelven dudas, problemas o se obtiene un feedback del parte de cliente, lo cual es un recurso que las empresas exitosas toman en cuenta para una mejora constante. Además humaniza a la marca al escuchar y atender al usuario lo que a largo plazo generará un cliente fiel y no solo una venta.

También después del 2020, el usuario está mucho más familiarizado con los beneficios del comercio electrónico donde la AMVO dice que las 5 principales razones de los usuarios para seguir comprando por este canal son: encontrar los productos no disponibles en tiendas físicas (60%), recibir su compra en casa (60%), ahorrar tiempo (57%), evitar aglomeraciones en tiendas físicas (55%) y comparar precios (55%).

Esto último también es un gran beneficio para las empresas ya que el usuario actual primero investiga y compara en línea para tomar una mejor decisión, sin importar si compra online u offline, por lo que si una empresa no cuenta con un e-commerce, es posible que pierda ventas incluso en tiendas físicas.

En conclusión ante un usuario online-offline, el incremento de ventas online más los beneficios económicos y de alcance que tienen los e-commerce, es importante contar con una tienda en línea.